Viernes 17 de Marzo, 2017
Campaña Cuaresma de Fraternidad 2017:

"Es importante reconocer la experiencia de nuestros adultos mayores"

 


En entrevista Patricio Alegre, Director Arquidiocesano de la Pastoral Social-Caritas, invitó a la comunidad a colaborar económicamente, pero también rescatar la dignidad de nuestros hermanos de la tercera edad.

Campaña Cuaresma de Fraternidad 2017:

Desde el 1 de marzo y hasta Domingo de Ramos (9 de abril), se desarrolla en el país la Campaña Cuaresma de Fraternidad, destinada nuevamente a ir en ayuda de los adultos mayores de nuestras comunidades. Por tal razón, en la siguiente entrevista a Patricio Alegre, Director de la Comisión Arquidiocesana de Pastoral Social-Caritas, abordamos temas importantes referentes a la campaña, su evolución a través del tiempo y una especial invitación a colaborar.

 

¿Cuál es su rol en la Campaña Cuaresma de Fraternidad?

Específicamente es organizar la colecta en la Arquidiócesis y velar que se ejecuten los proyectos a los cuales están destinados los fondos.

¿A qué sector apunta la Campaña? ¿Quiénes serán los beneficiados?

Desde el año 2016, y también durante este 2017, la campaña está dirigida en ayuda directa a los adultos mayores que tenemos en nuestras parroquias, clubes para la tercera edad y centros de ayuda a lo largo y ancho de la Arquidiócesis, como también en todo el país.

¿De qué forma está organizada la Campaña para el 2017?

Este año queremos potenciar lo esencial, que es vivir la cuaresma con la oración, el ayuno y la caridad.  En esto último nos enfocaremos directamente en promover la ayuda directa a nuestros adultos mayores.

Nos hemos dado cuenta que en nuestras parroquias, movimientos y grupos parroquiales hemos distribuido siempre la colecta en las Misas, que son las famosas cajitas o alcancías, pero estábamos dejando el compromiso personal y propio como agentes pastorales, bautizados y miembros de la Iglesia de lado. Por eso, este año hemos motivado junto a los coordinadores de la Campaña, que cada uno de nuestros catequistas se hagan responsables de esta ayuda social.  En simples palabras, promover que desde el párroco, pasando por catequistas, ACN y monitores de confirmación, se hagan parte de esta Campaña y tener su propia alcancía para así ir todos en ayuda de nuestros hermanos los adultos mayores, que en estricto rigor va en directa ayuda de nuestras parroquias, ya que el 50% de lo recaudado en la campaña queda allí, por eso motivamos a todos los agentes pastorales, sin dejar de lado a todos los que asisten a Misa, que son los que cooperan siempre.  También hemos sumado a nuestros profesores de colegios católicos, para que se hagan parte. No basta solamente con tener una alcancía en la sala de clases, que es válido, para que de esta forma los niños también se formen en este espíritu solidario, de cooperar sobre todo en este tiempo hermoso de la Cuaresma, tener estos gestos de caridad en este tiempo de conversión y de preparación.

¿Cómo se distribuyen los fondos recaudados?

El año pasado nosotros recaudamos un poco más de 40 millones. De lo recaudado, el 40% va al Fondo Nacional de Cuaresma, que se destina a proyectos ejecutados en las diversas diócesis. El 60% que queda en nuestra Arquidiócesis se divide, de tal manera que el 50% regresa íntegro a las parroquias y el 10% restante queda en el Arzobispado como Fondo de Emergencia, que ya lo hemos ocupado por ejemplo el 2015 con el terremoto que afectó a nuestra región,  para ir en ayuda inmediata de las familias afectadas, así como también hemos ido en ayuda de personas que padecen alguna enfermedad y lo han solicitado.

Ahora, tal como dice la campaña, el 50% que queda en mi parroquia, es para ser ocupado exclusivamente en adultos mayores, tanto a nivel general o con los clubes sociales parroquiales para la tercera edad a lo largo de la Arquidiócesis.

¿Qué proyectos se concretaron con los fondos recaudados durante el 2016?

Nosotros nos adjudicamos un proyecto que está relacionado con la formación intergeneracional en el cuidado del adulto mayor. Vamos a trabajar con un equipo que está conformado por dos asistentes sociales, que nos ayudarán en la formación para el buen trato con nuestros hermanos de la tercera edad, enfoacado en el área inter-generacional, es decir con niños, jóvenes, adultos, todos los que se relacionen en el diario vivir con ellos, para tener un buen trato y un buen cuidado con nuestros hermanos mayores.

¿Qué sectores son los que más han aportado?

Se ha dado en los últimos años muchos sectores rurales han aumentado su aporte en la Campaña, quizá por el compromiso que significa aumentarlo, ya que como mencionaba recién, el 50% del fondo disponible para la Arquidiócesis queda en las parroquias. Punitaqui por ejemplo, juntaron una buena cantidad de dinero cuando era la campaña destinada a los niños vulnerables. Ellos en esa oportunidad realizaron un proyecto muy hermosos llamado “Calzando a los Descalzos”,  en donde compraron zapatos de colegio y zapatillas a niños de sectores rurales.  Mencionar también que hay sectores también en que la campaña ha ido en aumento, como en parroquias de centro en La Serena.

¿Se percibe un compromiso creciente con la Campaña o va en decaimiento?

La respuesta correcta para esta pregunta es Sobrevive. Yo tengo conciencia de la ultima reunión del equipo nacional de Cuaresma en donde se debatió bastante el tema de cómo motivar la campaña, nos dimos cuenta que nos centrábamos sólo en la alcancía, perdiendo el sentido de la Cuaresma, que es oración, juntarnos como comunidad y rezar al Señor, recordar los 40 días que estuvo Jesucristo en el desierto. Analizar también cómo yo hago oración durante este tiempo, de qué forma realizo mi ayuno, y que no se note como dice la Palabra de Dios, y además la caridad, pensar también que cómo la pueda concretar, sino soy capaz de hacer oración, ni sacrificios.  Entonces la idea es motivar a nuestros hermanos para que vivan la Cuaresma y de aquí surge el desprendimiento, el ser solidario con el hermano que lo necesita.  Acercarnos a nuestra parroquia, solicitar la alcancía o los sobres para la donación, que va en directa ayuda de los hermanos de nuestras propias parroquias.

Insisto, nuestros agentes pastorales tienen que motivarse. Yo no puedo pedir, como catequista, tan sólo una alcancía para mi grupo y llenarla con los chiquillos de la catequesis. ¿Y yo? ¿y mi alcancía personal?, no la tengo. Como dice el dicho "en casa de herrero, cuchillo de palo". Entonces yo insto a que salgamos con nuestras propias alcancías para dar testimonio.

¿De qué forma podemos invitar a los fieles de la Arquidiócesis a colaborar con la Campaña?

El lema lo dice todo: "Tu aporte y mi experiencia, valen". Mi aporte en dinero, que todavía lo puedo hacer, porque puedo trabajar, puedo generar recursos. Y la experiencia de nuestros adultos mayores la estamos dejando de lado. Es importante reconocer en nuestros adultos mayores su experiencia, no tan sólo a nivel sociedad, también como Iglesia, cómo han llevado el trabajo pastoral. Si nos damos cuenta, en muchas de nuestras parroquias, siguen siendo ellos quienes lideran esta labor. Debemos aprovechar su experiencia de vida eclesial. De ellos debemos aprender, quienes han entregado una vida al servicio pastoral, para continuar dando testimonio de nuestra fe y día a día seguir trabajando por nuestros hermanos.  



    
Comunicaciones Arzobispado de La Serena - Los Carrera 450- Casilla 613- La Serena
Teléfonos: 51-2 216956 Anexos: 200 y 207 - 51-2 225658 Anexo: 201
E-mail: comunica@iglesia.cl - laserena@episcopado.cl