Lunes 24 de Septiembre, 2012

Mons. Manuel Donoso: La pobreza real es lo que hay detrás de las cifras y de tantos promedio

 


El trabajo de todos para superar las desigualdades y la pobreza en nuestra región y en el país fue el tema central de la Homilía del Arzobispo de La Serena, Monseñor Manuel Donoso, en el Te Deum celebrado este 18 de Septiembre en la Catedral Metropolitana.

Con presencia de Autoridades de los tres poderes del Estado, además de representantes de las fuerzas armadas y de orden, se celebró este Te Deum Católico, presidido por el Arzobispo, Monseñor Manuel Donoso y concelebrado por el Obispo Auxiliar Monseñor Luis Gleisner, junto a otros sacerdotes y diáconos.

La homilía de Monseñor Manuel Donoso estuvo centrada en la desigualdad y la pobreza, que se mantiene en nuestro país y llamó a todos a trabajar por superar esta situación.

Nuevamente pidió perdón por las innumerables fallas que ha tenido la Iglesia y se refirió a algunas preocupaciones respecto a temas locales, regionales y nacionales, a los cuales las autoridades y la sociedad toda debieran poner énfasis en enfrentar con sabiduría.

Monseñor Manuel Donoso destacó la posibilidad mayor de acercamiento entre las personas y el diálogo que se da en esta zona. “Este mismo diálogo es el mejor método, también, para poder abordar uno de los principales temas pendientes de nuestra comunidad y que es la desigualdad. Superar este grave problema no es tarea sólo del gobierno sino de cada uno de nosotros. Lo que podamos avanzar en este tema será signo de la calidad de nuestro diálogo”, planteó el Arzobispo de La Serena. “Signos evidentes de nuestra desigualdad y desconfianza son los problemas que han movilizado a tantos compatriotas por los problemas de educación, centralismo, temas ambientales, temas locales”, agregó.

Respecto a la disminución de confianza en la Iglesia dijo en su mensaje que “esto tiene un aspecto preocupante, pero revela, al mismo tiempo, un valor: la comunidad nacional, especialmente a quienes se reconoce una responsabilidad, les exige rigor. La inoperancia, la acción poco transparente o la desidia frente a problemas, provoca una tormenta que nos interpela una y otra vez, pareciendo arruinar lo sembrado. Como Iglesia, en particular, reiteramos nuestra petición de perdón por las numerosas fallas que hemos cometido, injustificables, y que han suscitado desconfianza, y queremos que se vea una decidida voluntad de cambio. Con las medidas adoptadas buscamos superar nuestras faltas y vivir nuestra misión con renovada fidelidad al Señor de la Vida.

El llamado central de Monseñor Donoso a las autoridades y a los laicos presentes fue el trabajar por superar las desigualdades. “El bien común, el respeto por la dignidad de la persona, requieren que trabajemos por la erradicación de la pobreza. La pobreza disminuye desde hace tiempo, pero la pobreza real es lo que hay detrás de las cifras y de tantos promedios que nos ocultan la realidad vivida por tanto hermanos nuestros. Sin ser técnico, me atrevería a decir que en un país con tan extremadas diferencias como el nuestro, el uso de los promedios estadísticos nos lleva a una verdadera pantalla que nos impide ver lo que viven en realidad los del decil o quintil de los más pobres.

Finalmente, el arzobispo de La Serena planteó algunas inquietudes sobre temas que se deben enfrentar como región, respecto a la sequía, la descentralización administrativa, la inquietud por la vida en la ruralidad, la demanda peruana en el Tribunal de La Haya y las próximas elecciones de alcaldes y de concejales.

- Texto completo de la homilía

Fuente: Comunicaciones La Serena



    
Comunicaciones Arzobispado de La Serena - Los Carrera 450 - Casilla 613- La Serena
Teléfonos: 512 216956 Anexos: 200 y 214 - 512 225658 Anexo: 201
E-mail: comunica@iglesia.cl - laserena@episcopado.cl