Martes 26 de Noviembre, 2019

La palabra de los Pastores

 


En su artículo mensual publicado en el diario El Día, Arzobispo René Rebolledo se refirió a las manifestaciones sociales que se extienden en la zona y el país.

Las convocatorias que se han dado y continúan en nuestro país son de tal magnitud que a nadie dejan indiferente. Los Obispos, llamados a pastorear a los fieles de la Iglesia, nos hemos pronunciado sobre la grave crisis que afecta a la nación con cuatro importantes documentos: Cuidar la convivencia: la paz es fruto de la justicia, declaración hecha pública el 19 de octubre, a un día del comienzo de las movilizaciones sociales; Levantarnos de la mano de la justicia y del diálogo, del 24 de octubre; ¡Chile no puede esperar!, mensaje publicado el 12 de noviembre. Con ocasión de la 119° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, que tuvo lugar los días lunes 11 al viernes 15 de noviembre recién pasado, nos hemos dirigido A los fieles y comunidades de la Iglesia Católica en Chile.

En este último documento manifestamos gratitud por el “paso que han dado el Gobierno y un amplio espectro de los sectores políticos en un acuerdo para caminar a una nueva Constitución. Es un gesto generoso que nos suscita esperanza”.

En relación a nuestras comunidades, les expresamos también gratitud pues “queriendo acompañar a nuestro pueblo en estos tiempos difíciles, han brindado apoyo y contención desde parroquias, colegios, capillas y también en las calles a quienes hoy más sufren. Valoramos que este trabajo generoso de cercanía y acompañamiento se haga desde la humildad, y deseamos que nuestra Iglesia siga siendo puente de unidad y paz, casa de amparo y mesa común en momentos de dolor”.

Invitamos a nuestras comunidades a asumir cuatro expresiones de nuestra fe, respuestas a la situación que vive el país: “la oración incansable por la paz y la justicia fundada en la verdad y la caridad”; “La participación activa en diálogos, cabildos y toda instancia de la sociedad civil que ayude a expresar opiniones y propuestas para el proceso de una nueva Constitución y para un nuevo pacto social, en un clima de respeto y amistad cívica”; “La permanente disposición de todos a servir, anunciando y denunciando al estilo de Jesús…”; “La continuidad de nuestro proceso de discernimiento para la renovación eclesial”.   

Estamos programando un día de oración por Chile para el próximo 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción. En la oportunidad consagraremos el país a la protección de la Virgen santa, rezando ante Ella la Oración por Chile.

La Vicaría de Pastoral de la Arquidiócesis, presidida por el Pbro. José Manuel Tapia Varela, junto a representantes de los fieles, está organizando instancias de diálogo, cabildos y otras expresiones para promover la participación de todos en los procesos de una eventual  nueva Constitución. Sin duda, desde nuestra fe contamos con buenos fundamentos para aportar al momento que estamos viviendo como nación.

Prosiguen también las comunidades organizándose y potenciando las diversas instancias de servicios con que contamos, especialmente iniciativas solidarias para con nuestros hermanos más pobres y vulnerables.

Por otra parte, la contingencia no nos ha apartado de nuestro proceso de discernimiento para la renovación eclesial que habíamos iniciado, afrontando también decididamente el tema de los abusos de poder, conciencia y sexual.

En relación a mi servicio como pastor de la Arquidiócesis de La Serena, me he pronunciado más particularmente con el mensaje Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida (Jn 14,6). Afronto tres temas que estimo fundamentales: Cristo como respuesta plena a los anhelos de nuestro corazón, el camino del diálogo fecundo como indispensable para encontrar soluciones a la crisis por el bien de todos y la urgencia de transitar por caminos de paz.

En estos días de dolor y sufrimiento, pero también promisorios, reafirmamos una vez más y con gran convicción que Cristo es el Camino, la Verdad y la Vida. Él es nuestra vida, solamente en Él Chile encontrará vida verdadera, perenne, abundante y plena. Los intereses de nuestro pueblo, como también las demandas que emergen con fuerza, no podemos ni debemos soslayarlos. Como Iglesia decimos: ¡presente! Acompañamos en las exigencias del cumplimiento de los derechos del pueblo, pues la fe confesada, testimoniada y vivida en Cristo, nos desafía a asumir los retos del tiempo presente, abriendo de este modo las puertas de la vida a todos, dado que el Señor mismo acompaña como Buen Pastor nuestro camino de vida.

No tengamos miedo de anunciar también en estos días la centralidad de Cristo. En efecto, solo Él puede dar plenitud a las aspiraciones de nuestro pueblo.



    
Comunicaciones Arzobispado de La Serena - Los Carrera 450 - Casilla 613- La Serena
Teléfonos: 512 216956 Anexos: 200 y 207 - 512 225658 Anexo: 201
E-mail: comunica@iglesia.cl - laserena@episcopado.cl