Domingo 24 de Mayo, 2020

Evangelización y Comunicaciones Sociales

 


En un nuevo artículo, publicado este domingo 24 de mayo, el P. Alejandro Silva reflexiona sobre la Ascensión del Señor y el llamado de anunciar la "buena noticia" al mundo entero.

Finalizando ya este alegre y esperanzador tiempo de Pascua de Resurrección, la Iglesia celebra hoy la Fiesta de la Ascensión de Jesucristo a los cielos, es decir, a la Casa de su Padre, como culminación de su misión, cerrando la puerta a un tiempo efímero, a veces, sin sentido y abriendo una puerta a la plenitud, vivir felices para siempre.

            Dado que esta fiesta alude a una despedida de Jesús y el envío de los apóstoles y discípulos a la misión en el mundo, que, incluye el anuncio del Evangelio, cuya traducción es “buena noticia”, la Iglesia celebra este domingo el Día de las Comunicaciones Sociales en sus diversas expresiones hoy, como prensa, radio, televisión, redes sociales, de las cuales reclama la Iglesia más comunicación y comunión que contacto, más verdad y libertad que falsas noticias (fake news) y farándula superficial que atenta contra la privacidad y dignidad de las personas.

            Inspirado por el lema que es de la Palabra de Dios, nos exhorta, “Para que puedas contar y grabar en la memoria (Ex 10,2)-La vida se hace historia”. Invitándonos a rescatar la memoria agradecida, como un espacio netamente humano y que humaniza el quehacer del hombre de todos los tiempos, que une pasado y presente, para dejarse renovar por las pruebas de la vida que nos purificaron y por los éxitos y logros que impulsa y reconfortan el presente, en una actitud de agradecimiento que es la  “memoria del corazón”. Buen y novedoso desafío del Papa Francisco a este tiempo marcado por la cultura de las comunicaciones que, muchas veces, están afectadas de tanta superficialidad debido a la celeridad de los acontecimientos, la presión de las tecnologías y la influencia de intereses creados, ideológicos y económicos.

            Señala el Papa Francisco: la Biblia es la gran historia de amor entre Dios y la humanidad. En el centro está Jesús: su historia lleva al cumplimiento el amor de Dios por el hombre y, al mismo tiempo, la historia de amor del hombre por Dios. El hombre será llamado así, de generación en generación, a contar y a grabar en su memoria los episodios más significativos de esta Historia de historias, los que puedan comunicar el sentido de lo sucedido”. Entones, vivir y contar la vida, como una novedad que hace historia, requiere un gran respeto, porque no solo se grava en tinta, papel, imágenes reales o virtuales, sino, en el alma de las personas, sus culturas e historia, que, constituyen memoria donde beberán las generaciones futuras.

            Bueno es acudir al gran evangelizador, comunicador y apóstol Pablo, tan vigente hoy, en una expresión hermosa y audaz, que, respecto del anuncio y la acogida de la buena noticia del Evangelio señala a su Comunidad:“Nadie puede negar que ustedes son una carta de Cristo, que el redactó por intermedio nuestro, escrita no con tinta, sino con el Espíritu de Dios vivo, no en tablas de piedra, sino en corazones de carne” (II Cor 3, 2-3). Es decir, lo que importa en toda comunicación, más aún, en todo medio de comunicación es reflejar la dignidad y riqueza de quien es motivo de comunicación y de quien es receptor de una comunicación, frente al cual ni se puede mentir, ni manipular, ni dañar, porque ,tales comportamientos son actitudes contrarias a la verdad, la libertad y la dignidad de la persona.

            Saludamos y agradecemos a todos quienes no sólo por profesión, sino por vocación y servicio público, nos mantienen informados, comunicados, cercanos y hermanados en esta “aldea global real y virtual”.



    
Comunicaciones Arzobispado de La Serena - Los Carrera 450 - Casilla 613- La Serena
Teléfonos: 512 216956 Anexos: 200 y 214 - 512 225658 Anexo: 201
E-mail: comunica@iglesia.cl - laserena@episcopado.cl