Lunes 06 de Julio, 2020

Arzobispo actualiza medidas para exequias por emergencia sanitaria

 


En comunicado enviado este domingo, Mons. René Rebolledo informó el protocolo a seguir en la Arquidiócesis para velorios y funerales durante la pandemia.

Con una convocatoria a cumplir con la atención a los familiares de las personas fallecidas “de todo corazón, con gran delicadeza y amor”, el Arzobispo René Rebolledo dio a conocer este domingo 5 de julio un nuevo Protocolo para Exequias en tiempo de Pandemia, con el cual se actualizan las medidas entregadas el pasado 11 de mayo y que damos a conocer a continuación.

 

Protocolo
Exequias en tiempo de Pandemia
-actualización medidas expuestas
en carta circular Ref.: 0451/20/ C 086-20
del 11 de mayo de 2020-

 

1. Lo sabemos, la noticia de un fallecimiento es muy dolorosa para una familia. Nosotros, la comunidad cristiana, sobre todo los presbíteros y diáconos, estamos llamados a acoger con respeto, cercanía y gran cordialidad a los deudos. Esto lo he  manifestado en las cartas circulares precedentes: Ref.: 0451/20 / C 086-20; 0214/20/ C 069-20.

2. Es parte de nuestro servicio al Pueblo de Dios orar por los difuntos. En la Iglesia se reza todos los días por ellos, especialmente en la santa Eucaristía y en la Liturgia de las Horas. Oremos con fervor por los difuntos.

3. Escribí en la carta circular Ref.: 0241/20/ C 069-20, del 18 de marzo de 2020: Tanto en los velorios como en los funerales, de común acuerdo con los deudos, procuremos evitar aglomeración de personas y acordemos con ellos una celebración litúrgica breve y en un espacio lo más adecuado posible.

Preciso ahora: lo habitual y tradicional es la celebración de la santa Eucaristía rogando al Señor por el alma del difunto, la difunta, en el templo. Se entiende, obviamente, respetando todas las medidas sanitarias emanadas de la autoridad competente en materia.

En relación a las circulares precedentes sobre el número de participantes en la Misa de exequias que era de 20 hasta ahora, se amplía a 30 personas en adelante, obviamente, si se requiere. Lo primero es escuchar a los deudos. Es probable que ellos estimen pertinente la participación de los familiares más cercanos. Con ellos se puede confeccionar una nómina de participantes, que no exceda a 30 personas. Se acordará también con ellos medidas que  son relevantes: ubicación en el templo, guardando distancia física, uso de mascarillas, guantes, alcohol gel, entre otros.

4.Se mantiene la prescripción de establecer con los deudos un escrito, firmado por un representante de la familia, como también por el párroco o el administrador parroquial, en que se manifieste el compromiso de respetar estas normas.

5. Se mantiene lo establecido: en el caso de fallecidos por infección del Coronavirus, todos estamos obligados a respetar los protocolos sanitarios. No está permitido el uso de los velatorios parroquiales en estas situaciones.

Recientemente el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile, envió a los Ordinarios de las circunscripciones eclesiásticas del país, el documento: Criterios para la celebración de la Eucaristía y los sacramentos de modo responsable. En el acápite d) Exequias y funerales, p.7, se lee: En caso de funerales de personas enfermas de Covid-19, el difunto es llevado directamente desde el lugar de fallecimiento al cementerio. El responso y funeral puede realizarse en el cementerio, respetando las medidas de distanciamiento exigidas. La celebración debe ser breve. No está permitido el velar en el domicilio a los enfermos de Covid-19, pues el espacio es reducido y es muy probable que haya más contagiados en la familia.    

6. En el mismo documento citado, pp.7-8, se consigna: En el caso de otros difuntos, se pueden velar en las parroquias y capillas, siendo especialmente cuidadosos en el respeto del número de participantes y el distanciamiento físico exigido. Se recomienda explicar detenidamente a los familiares del difunto estas exigencias, de manera de evitar malos entendidos. ?

De común acuerdo con los familiares se puede dejar entrar por turnos al velatorio. Esto requiere un diálogo con los deudos, cuando se acercan para solicitar el lugar. Se puede tomar nota y firmar un breve compromiso. Es sumamente importante evitar la aglomeración de personas. Exigir, por otra parte, el uso de mascarillas, guantes y disponer en el lugar alcohol gel, así como también desinfectante a la entrada.  

7. En relación a los cementerios. De parte de la autoridad sanitaria los responsables han recibido propias normas. Los cementerios dependientes de la Comisión Arquidiocesana de Cementerios (Punitaqui, Tongoy, Andacollo, Sotaquí y Coquimbo), cuentan con todos los protocolos y los responsables están al día para estas gestiones. Otros cementerios, dependientes directamente de las parroquias, el responsable ante la ley civil y eclesiástica, es el párroco o administrador parroquial. Deben, por tanto, actualizar periódicamente a las personas que gestionan tales cementerios, para seguir en todo y no contradecir en nada a la autoridad competente.  

 

Estimo, hermanos y hermanas, que la atención a los deudos y la Eucaristía ofrecida por los difuntos, como también nuestras plegarias por ellos, es parte significativa de nuestro ministerio. Por tanto, les solicito cumplamos este servicio de todo corazón, con gran delicadeza y amor. Jesús al ver llorar a María y también a los judíos que la acompañaban, se estremeció por dentro y dijo muy conmovido: ¿Dónde lo han puesto? Le dicen: Ven, Señor, y lo verás. Jesús lloró (Jn 11, 33-35).  

 

+René Rebolledo Salinas
Arzobispo de  La Serena

 

 



    
Comunicaciones Arzobispado de La Serena - Los Carrera 450 - Casilla 613- La Serena
Teléfonos: 512 216956 Anexos: 200 y 214 - 512 225658 Anexo: 201
E-mail: comunica@iglesia.cl - laserena@episcopado.cl