Domingo 22 de Noviembre, 2020

Cristo Rey

 


En su artículo dominical, el Arzobispo René Rebolledo Salinas expresó que "toda entrega sacrificada y desinteresada, toda atención y bondad manifestada al pobre, todo servicio de amor solidario es en definitiva servicio al Padre de los cielos".

Hoy, domingo 22 de noviembre, celebramos en nuestros templos, capillas y otros lugares de culto, el último domingo del año litúrgico que concluye con la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo. Al mismo tiempo, en nuestra Arquidiócesis recordamos a la Iglesia que sufre persecución a causa de la fe, en el Día de Oración por la Iglesia perseguida. Muchos de ellos han muerto dando testimonio de su fe en Cristo Salvador. Por otra parte, hoy es también el Día Universal de la Música. Me permito felicitar a cuantos se dedican a este bello arte y a quienes nos colaboran con manifiesta buena voluntad en los coros y conjuntos que acompañan el culto sagrado, domingo a domingo, también en otras celebraciones y en las santas Misas de los días feriales.

La solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo nos recuerda su propia afirmación delante de Pilato: Yo soy Rey, para esto he nacido, para eso he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Quien está de parte de la verdad escucha mi voz (Jn 18, 37).

Tengamos presente que Jesús es Rey y -aún mucho más- sin embargo, su realeza humana está encarnada en la sencillez y humildad de su vida. Lo ha demostrado fehacientemente, desde su nacimiento en Belén y hasta la muerte de cruz en el Gólgota. ¡Reinar es servir! ¡Quien reina sirve y quien sirve reina! Estos son algunos de los aspectos que la Iglesia celebra el último domingo del Año Litúrgico.

En la santa Eucaristía se nos proclama el Evangelio de Mateo 25, 31-46, invitación a contemplar nuestra historia desde su final, del momento decisivo en que, en la presencia de Cristo cada uno se presenta a sí mismo y sus obras son el dictamen último: Porque tuve hambre y me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber, era emigrante y me recibieron, estaba desnudo y me vistieron, estaba enfermo y me visitaron, estaba encarcelado y me vinieron a ver (vv. 35-36).

A quienes han actuado en consecuencia con estas actitudes, Jesús los invita a acceder a su presencia y heredar el reino que Él mismo había prometido: Vengan benditos de mi Padre, a recibir el reino preparado para ustedes desde la creación del  mundo (v. 34). Es Él quien invita, pues Él dio ejemplo al hacerse solidario de todos los que experimentan alguna necesidad. Lo que se ha hecho o no a un hermana o hermano de camino se ha hecho o no a Jesús y a Dios nuestro Padre. Toda entrega sacrificada y desinteresada, toda atención y bondad manifestada al pobre, todo servicio de amor solidario es en definitiva servicio al Padre de los cielos.

Pidamos también nosotros en este día al Señor la gracia de ser contados entre quienes recibirán el reino preparado desde la creación del mundo.



    
Comunicaciones Arzobispado de La Serena - Los Carrera 450 - Casilla 613- La Serena
Teléfonos: 512 216956 Anexos: 200 y 214 - 512 225658 Anexo: 201
E-mail: comunica@iglesia.cl - laserena@episcopado.cl