Domingo 28 de Noviembre, 2021

Tiempo de Adviento

 


En artículo publicado por el Arzobispo René Rebolledo, destacó que es un tiempo de "gran ayuda para reflexionar acerca de la primera venida de nuestro Salvador".

Con las vísperas de este domingo 28 de noviembre, la comunidad cristiana dio inicio al tiempo de Adviento, que se extiende hasta antes de las primeras vísperas de Navidad, vale decir, el viernes 24 por la tarde. La invitación es a vivir el Adviento, venida, en unión con la Navidad, nacimiento, y Epifanía, manifestación. El hecho histórico salvífico es la presencia del Señor entre nosotros que trae un mensaje de paz y amor a todos, al tiempo que actúa en su persona la salvación, hasta entregar su vida en la cruz.

En su forma completa decimos adventus Redemptori -viene el Redentor- el Hijo de Dios, que se hizo semejante en todo a nosotros, menos en el pecado (cfr. Hb 4, 15).

Con el tiempo se han desarrollado algunas manifestaciones externas en Adviento, que pueden favorecer los aspectos espirituales y fundamentales. Ante todo, la Corona de Adviento. Es simbólica en su estructura y confección, pero sobre todo en los cirios o velas que son cuatro y que se encienden a medida que se acerca la Navidad. Los colores litúrgicos, especialmente el morado, como signo de preparación espiritual y penitencia, la sobriedad en el ornato del templo, los himnos y cánticos propios de este tiempo, entre otros. Destaca la Palabra del Señor -el santo evangelio y las lecturas, como también los salmos-, que nos ayudarán en gran medida a preparar el corazón para la venida del Salvador. De igual modo, los textos litúrgicos y las oraciones cumplen análogo propósito.

Resaltan en Adviento las figuras de la Virgen María, el profeta Isaías y Juan Bautista. Es bella y profunda la mención del Prefacio II respecto de la Virgen y de los personajes bíblicos: “Él fue anunciado por los Profetas, la Virgen lo esperó con inefable amor de Madre, Juan lo proclamó ya próximo y señaló después entre los hombres”.

Los textos bíblicos y litúrgicos del tiempo de Adviento tienen clara connotación escatológica hasta el 16 de diciembre, vale decir, orientan a la segunda venida del Señor al final de la historia. A partir del día 17 la orientación es la proximidad de la Navidad.

El Adviento es una gran ayuda para reflexionar acerca de la primera venida de nuestro Salvador -en la humildad de la carne-, de la cual hacemos memoria en Nochebuena, en el día de la Natividad y en el tiempo de Navidad, como también en su venida permanente –cada vez que lo invocamos-, Él siempre está presente en medio nuestro y nos acompaña al caminar, es el Salvador del mundo y nuestro hermano. Se nos dona cada día en su Palabra, su Cuerpo y Sangre y está presente en la comunidad de los hermanos: “Porque donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, yo estoy allí, en medio de ellos” (Mt  18, 20). Vendrá al final de los tiempos, así lo profesamos en el Credo: “Subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos”.

Bella es la costumbre en nuestras comunidades y parroquias de convocar a vivir Navidad en espíritu solidario. Salimos al encuentro de quienes no tendrán lo necesario para el compartir fraterno o los alimentos requeridos para estos días. Se realiza la campaña Cajas Navideñas. Este año, la Pastoral Social-Caritas ha agregado una motivación profunda: ¡Gesto hermoso de solidaridad!

¡Gesto hermoso de solidaridad! porque son numerosas las hermanas y hermanos que no lo están pasando bien.

¡Gesto hermoso de solidaridad! pues el Hijo de Dios, Jesucristo nuestro hermano, ha venido al mundo para mostrarnos el rostro del Padre, rico en amor, gracia y bondad, que desborda en gran misericordia para todos, especialmente los pobres del Señor.

La invitación es a que junto con preparar nuestros saludos y regalos, dispongamos también una Caja Navideña, que puede ser entregada en su parroquia o comunidad, destinada a una familia necesitada. Vivamos la Navidad realizando también este gesto hermoso de solidaridad



    
Comunicaciones Arzobispado de La Serena - Los Carrera 450 - Casilla 613- La Serena
Teléfonos: 51 2 283150 Anexos: 200 y 214 - 51 2 2256588 Anexo: 201
E-mail: arzolaserena@gmail.com - laserena@episcopado.cl