Domingo 05 de Diciembre, 2021

“Preparar el camino del Señor” (cfr. Lc 3, 1-6)

 


"El tiempo de Adviento son días de gracia y bendición de Dios que nos llaman al cambio de vida y crecimiento en nuestro amor hacia Él", destacó en su columna dominical el Arzobispo René Rebolledo Salinas.

En el tiempo de Adviento –lo iniciamos en las vísperas del domingo 28 de noviembre- resaltan las figuras del profeta Isaías, Juan el Bautista y la Virgen María. El Prefacio II -primera parte de la plegaria eucarística, la alabanza al Padre, que concluye con el Sanctus- los destaca bellamente: “Él fue anunciado por los Profetas, la Virgen lo esperó con inefable amor de Madre, Juan lo proclamó ya próximo y señaló después entre los hombres”.

En el evangelio que se proclama hoy, Lucas 3, 1-6, figura Juan el Bautista, precursor del Señor quien lo señalara como el Mesías. “El año quince del reinado del emperador Tiberio… bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, la Palabra del Señor se dirigió a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto” (vv. 1-2). Es la referencia histórica y solemne que hace el evangelista Lucas de Juan el Bautista y su elección divina para una gran misión, el anuncio de Jesús, el Hijo de Dios, el Mesías esperado.

Destaca el evangelista la obra de Juan el Bautista recorriendo la comarca del Jordán y predicando un bautismo de conversión, misión que cumple haciendo referencia al profeta Isaías: “Una voz grita en el desierto: Preparen el camino al Señor, enderecen sus senderos. Todo barranco se rellenará, montes y colinas se aplanarán, lo torcido se enderezará y lo disparejo será nivelado y todo mortal verá la salvación de Dios” (vv. 4-6).

En este segundo domingo de Adviento seguimos en la espera y esperanza por la venida del Salvador. Acojamos el mensaje de Juan el Bautista, preparando sobre todo nuestro corazón. Cada cual, en su discernimiento personal, tomará acto y conciencia de qué debe encaminar personalmente -en su familia y en la comunidad- en relación a Dios, como a las hermanas y hermanos de camino.

El tiempo de Adviento son días de gracia y bendición de Dios que nos llaman al cambio de vida y crecimiento en nuestro amor hacia Él. Particular atención a aquellos aspectos que debemos mejorar para asemejarnos a las opciones que Jesús nos señalara en su vida y ejemplo. Todo ello con el fin de que podamos, como lo afirmara Juan el Bautista, “ver la salvación de Dios”.   



    
Comunicaciones Arzobispado de La Serena - Los Carrera 450 - Casilla 613- La Serena
Teléfonos: 51 2 283150 Anexos: 200 y 214 - 51 2 2256588 Anexo: 201
E-mail: arzolaserena@gmail.com - laserena@episcopado.cl