Santuarios

Santuario “Nuestra Señora del Rosario” de Andacollo

HISTORIA

La leyenda de la Virgen de Andacollo se remonta a los años de la conquista de Chile, y está respaldada por hechos que hasta la actualidad suceden en Andacollo como es el caso de la aparición de los primeros Bailes Religiosos alrededor del año 1585.
Los datos históricos que acontecen durante este período se inician en  el año con la fundación de la ciudad de La Serena por Don Juan Bohón. La historia narra que en el año 1549 esta segunda ciudad de Chile fue devastada y destruida por un incendio causado por una rebelión de los nativos de Copiapó.

De este acontecimiento nace la leyenda de la imagen de la Virgen de Andacollo. Se cuenta que tras la destrucción de la ciudad los españoles huyen rumbo al sur buscando refugio. Suben la montaña y se encuentran con un pequeño asentamiento indígena de origen Molle, con influencia incaica. Su asombro fue grande al ver las quebradas llenas de oro de lavadero, de modo que deciden ocultar allí  la pequeña imagen y siguen su rumbo al sur. Y es así que un indio de la zona llamado Collo, encuentra la imagen de la Virgen. Según la leyenda el indio habría escuchado una voz celestial que le decía “Anda, Collo, invita a tu pueblo a conocerme y a conocer el verdadero Dios”.

El indio tomó la imagen y la llevó a su casita para rendirle culto asociándola a la Pacha Mama (Madre Tierra), desde entonces los lugareños comenzaron a ofrecerle sus danzas muy similares a las de los indígenas de Perú y Bolivia.

Atraídos por el oro existente en Andacollo, los españoles regresan y se  construye la primera capilla mariana en Chile, por orden de Don Juan Gaytán de Mendoza. La edificación era sencilla, con murallas empalizadas y el techo de paja de centeno y coirón.



TEMPLO CHICO


El templo chico es el lugar de residencia habitual de la sagrada imagen de la Virgen de Andacollo. Comenzó siendo una pequeña capillita de paredes de barro y techo de coirón. Paulatinamente, y a fuerza de la devoción creciente del pueblo, se fue transformando en un templo de aspecto austero pero con una decoración barroca, sobre todo en el retablo recubierto de plata donde se venera la imagen milagrosa. Un vestíbulo provisto de escalinatas de mármol negro conduce al camarín de la Virgen, consistente en un oratorio octogonal dotado de una elegante cúpula sostenida por columnas corintias y adornadas con los misterios del Santo Rosario. En el camarín los devotos tiene una visión aproximada de la imagen, que se puede girar a voluntad, y pueden allí expresar sus peticiones.



BASÍLICA MENOR


Una de las obras arquitectónicas más importantes es sin duda nuestra Basílica Menor, antiguamente llamada Templo Grande y que fue declarada como tal en 1998. Hoy, la Basílica y el templo chico son los dos Monumentos Nacionales con que cuenta Andacollo.

En el año 1869, el Obispo de entonces, Mons. José Manuel Orrego, decide  la construcción de un templo mayor que permitiera una atención más digna y cómoda a la creciente muchedumbre de peregrinos. Los padres Domínicos habían logrado traer desde Roma a un arquitecto que trazara los planos de una de sus iglesias: la Recoleta domínica; de igual manera se trajo un arquitecto italiano de prestigio y los trabajos de construcción del templo se iniciaron el 26 de diciembre de 1873. Las faenas se extendieron por veinte años de manera que la inauguración del templo fue el 26 de diciembre de 1893.

La empresa Parker se adjudicó el honor de llevar al cabo este grandioso trabajo, pero los trabajadores contratados directamente por la empresa eran en un número mínimo, por lo mismo, se necesitó de los habitantes de ese entonces para concluir esta obra.  Fue así como los andacollinos se hicieron partícipes de esta obra tomando como costumbre los fines de semana de acercarse hasta las inmediaciones de la obra a colaborar principalmente en la fabricación de los adobes. Los niños descalzos saltaban por sobre los adobes logrando que éstos se compactasen adquiriendo una firmeza que hasta hoy perdura soportando las inclemencias del tiempo y los movimientos telúricos.

La Basílica Menor fue diseñada por el arquitecto italiano llamado Eusebio Chelli, con un estilo románico bizantino. Su mayor estructura es de madera de pino Oregón traída desde California, los adobes están cubiertos por el exterior por láminas de fierro galvanizadas y por el interior con cañas de Guayaquil. Posee 36 columnas, 5 gigantescas puertas y 5 naves. Los cimientos sobre los cuales se posa esta obra monumental son de 6 metros de piedras y cemento. Las medidas son: 30 metros de ancho y 70 de largo; la altura es de 45 metros en la cúpula, 40 metros en la parte media y 50 metros en las torres. La capacidad que tiene es para 10.000 personas.



PATRONA DE LA ARQUIDIÓCESIS DE LA SERENA

Andacollo, como lugar de piedad mariana, nace y crece bajo el alero de la Iglesia, lo que permitió desde los inicios una serena simbiosis de elementos populares latinoamericanos y la sana doctrina cristiana. La primitiva "doctrina de indios" crece paulatinamente haciéndose parroquia al cuidado de párrocos diocesanos mientras que la organización religiosa y económica fue confiada luego a una organización laica establecida canónicamente y llamada Cofradía del Rosario. Advertimos allí un protagonismo laical admirable, signo de la confianza de los pastores y de la seria formación del laicado de esa época. Sólo en 1900 el santuario es confiado a los Misioneros Claretianos que, de forma ininterrumpida han aportado el trabajo apostólico y los signos propios de la vida consagrada en comunidad.

En las fiestas Chica (primer domingo de octubre) o Grande (del 23 al 27 de diciembre), se vive especialmente la experiencia de la eclesialidad: la presencia del Arzobispo y de su Auxiliar, la valiosa colaboración del clero diocesano o religioso de la diócesis en las Misas y Confesiones, el trabajo de los seminaristas diocesanos y de otras familias religiosas e Institutos hace de estas celebraciones algo colegial y participativo.

No es extraño, pues, que la Virgen de Andacollo haya sido declarada Patrona de la Arquidiócesis de la Serena. De hecho, Andacollo se ha convertido en un pulmón de espiritualidad para toda la Región y, cruzando fronteras, atrae peregrinos y devotos de otras partes de Chile o del extranjero.

LINK: http://www.santuariodeandacollo.cl/



Santuario “El Niño Dios” de Sotaquí

HISTORIA

A comienzos del siglo XIX vivía en Sotaquí, pueblo ubicado a 11 kilómetros de Ovalle, capital de la Provincia de Limarí, una anciana llamada Antonia Pizarro, conocida como "La Naranjo”. Era señora muy piadosa y tenía fama como "meica" de yerbas y otros remedios de naturaleza.

Cierto día, al visitar a un enfermo en la estancia "El Romeral", cerca del río Hurtado, divisó desde lejos a dos niños que pastoreaban una majada de cabras. Al acercarse vio que jugaban con un tercer niño casi desnudo. Era la pequeña estatua del Niño Dios.

Doña Antonia llevó la imagen a su casa para rendirle culto. El Niño se convirtió en milagroso protector del pueblo y su fama se extendió por toda la provincia.

Al morir doña Antonia, la imagen pasó en herencia a su hija, doña Dolores Rojas, a cuya casa acudían devotos y promeseros para implorar la ayuda del Divino Infante.

La última heredera fue la señora Josefa Torres de Toro, quien le construyó un altar en su casa situada en la "Quebrada de los Naranjos", a medio camino entre Sotaquí y Ovalle

Por disposición testamentaria y gracias a los buenos oficios del Obispo de La Serena, Mons. José Manuel Orrego, la imagen fue entregada a la Iglesia de Sotaquí y el 10 de diciembre de 1873 entraba en solemne procesión a la parroquia, siendo cura vicario el presbítero Pablo Laforge.

La estatua del Niño es de madera y tiene unos cuarenta centímetros de altura. Lleva las manos extendidas. En la derecha tiene un mundo representado por una esfera de plata de cinco centímetros de diámetro; en la izquierda sostiene un corazón labrado en plata.

Los regalos y las mandas de los fieles sirvieron para erigirle un trono y un altar, y después un hermoso templo de estilo corintio que fue bendecido el 1° de Octubre de 1898. Más tarde se encargó el altar mayor de estilo gótico a Berlín, que fue bendecido en enero de 1907.

FIESTA

El 6 de enero se celebra la Fiesta Grande (actualmente se celebra el segundo domingo de enero) y la Fiesta Chica el primer domingo de septiembre, en agradecimiento a los favores que del Niño Dios han recibido. Los fieles han constituido otro punto de reunión religiosa, el cual presenta bailes similares a los encontrados en Andacollo, eso sí más reducidos.

Al mediodía, terminada la Santa Misa, que es presidida por el Arzobispo de La Serena y concelebrada por varios sacerdotes, la imagen del Niño Dios es conducida a las puertas del templo, frente a la plaza, para la presentación de los danzantes. El acto se realiza con la participación de "Bailes Danzantes y Turbantes de Sotaquí", fundados en 1918. También se integran bailes religiosos de otros lugares que vienen a adorar al Niño Dios.

Después, la imagen del Niño Dios es trasladada junto con la de la Virgen del Carmen desde el templo al Paltal (huerto de propiedad del Arzobispado y que se encuentra frente al templo al costado norponiente de la plaza del pueblo) y es acompañado por algunos bailes religiosos.

En el Paltal, la imagen del Niño Dios es colocada en un estanque de cemento que hace las veces de tarima, allí algunos diáconos, seminaristas y acólitos se encargan de guiar a los fieles en sus oraciones y cantos y controlar la inmensa cantidad de hermandades danzantes que llegan a rendir tributo a la preciada imagen del niño Jesús.

Durante la semana previa a la fiesta religiosa se efectúa todas las tardes una novena en honor al Niño Dios. A esta novena asiste toda la feligresía de la localidad además de los que provienen de localidades, pueblos y ciudades vecinas, ademas de mucha gente que, habiendo nacido en Sotaquí, hoy se encuentran residiendo en otros puntos del país o en el extranjero y que regresan a celebrar el día de su patrono: El Niño Dios de Sotaquí. La Imagen de la Santísima Virgen del Carmen también es venerada en esta fiesta junto a su Divino Hijo.

Cuando la noche se acerca, el Niño Dios emprende el viaje de regreso al templo en una solemne procesión que abarca cerca de 8 cuadras y que dura aproximadamente 2 a 3 horas, en el transcurso de esta procesión el Niño Dios es acompañado por los Bailes, Sacerdotes y fieles que con rezos y cantos buscan agradecer y alabar a Dios.

LINK: https://www.facebook.com/profile.php?id=100009805875992&fref=ts


Comunicaciones Arzobispado de La Serena - Los Carrera 450- Casilla 613- La Serena
Teléfonos: 51-2 216956 Anexos: 200 y 207 - 51-2 225658 Anexo: 201
E-mail: comunica@iglesia.cl - laserena@episcopado.cl