Miercoles 02 de Marzo, 2022

“Éste es el tiempo favorable, éste el día de salvación” (2Cor 6, 2).

 


En un nuevo artículo, el Arzobispo René Rebolledo mencionó que la Cuaresma “nos llama a prepararnos personalmente y en comunidad a la Pascua”.

Con el Miércoles de Ceniza -hoy 2 de marzo- damos inicio en las parroquias y comunidades al Tiempo de Cuaresma, que se prolonga hasta el 21 de abril, Jueves Santo, por la tarde. Son días de gracia y bendición. Como señalo en el título de este artículo, palabra de Pablo a los Corintios –parte de la segunda lectura que se lee en la santa Misa de hoy- con una bella y señera expresión: “Éste es el tiempo favorable, éste el día de salvación”. En efecto, los cuarenta días son una nueva oportunidad que brinda el Señor a su Iglesia, a sus discípulos misioneros.

La Cuaresma tiene antecedentes bíblicos relacionados con el número 40: Los cuarenta días del diluvio previos a la alianza con Noé, Moisés y los 40 días en el monte, el pueblo de Israel y los cuarenta días por el desierto y otros acontecimientos, pero sobre todo los 40 días de nuestro Señor en el desierto, previos a comenzar su misión mesiánica.

Estos días tienen la finalidad de una preparación profunda a la celebración de la Pascua que celebraremos, Dios mediante, en la Vigilia Pascual el sábado 16 de abril, el Domingo de Pascua el 17, inaugurando así el Tiempo Pascual que se extiende hasta Pentecostés, el domingo 5 de junio. De la Pascua hacemos memoria también todo el año en cada Domingo, Día del Señor, pues al alba del primer día de la semana resucitó nuestro Señor. La centralidad que tiene el Domingo entre los días de semana, la tiene la Pascua en las celebraciones de la Iglesia en el año litúrgico.

¿En qué sentido la Cuaresma es una nueva oportunidad?¿Qué pudieren significar las palabras del apóstol Pablo: “Éste es el tiempo favorable, éste el día de salvación”?¿Cuáles son los desafíos a asumir personalmente y en comunidad en estas semanas de Cuaresma?

Los días de Cuaresma en su espiritualidad –oración más intensa, práctica del ayuno y la limosna- favorecen en los fieles y la comunidad la disposición a vivir con renovada intensidad los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor.

La oración más intensa en Cuaresma es un modo de responder al gran amor de Dios que entrega a su Hijo por nosotros y nuestra salvación: “Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que quien crea en Él no muera, sino tenga vida eterna” (Jn 3,16). La invitación es a leer, reflexionar, meditar la Palabra del Señor, dedicar espacios serenos y amplios para estar con Él y sobre todo participar frecuentemente en la celebración de la santa Eucaristía como en otros actos de piedad, el Vía Crucis y el santo Rosario, entre otros.

Otra práctica tradicional en la Iglesia es el ayuno, realizado según la perspectiva bíblica, que toque el corazón y no sea un mero cumplimiento exterior: “El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado, un corazón arrepentido y humillado, oh Dios, no lo desprecias” (Sal 51(50), 19).

En nuestro país, la práctica de la limosna en tiempo de Cuaresma tiene una hermosa y particular expresión. Se invita a los católicos y a todas las personas de buena voluntad a colaborar en la Campaña Cuaresma de Fraternidad. Cada tres años, los Obispos del país, considerando las sugerencias que se presentan, definimos a los destinatarios de sus frutos. Los últimos tres años los aportes se destinaron a inmigrantes en situación de vulnerabilidad. A partir de este año y hasta el 2024 se ha escogido como lema: “Chile tiende la mano a las familias vulnerables”. Invito a todos a involucrarnos activamente, solicitando la tradicional caja “Cuaresma de Fraternidad” y colaborando generosamente en el propósito de esta Campaña. El aporte sea idealmente el fruto de nuestras privaciones, como del espíritu solidario con las familias vulnerables y necesitadas. ¡Es una hermosa acción!

Les informo que la Cuaresma de Fraternidad 2021 alcanzó en la Arquidiócesis la suma de $21.196.270.- El 40% -$8.478.508- corresponde al Fondo Nacional. Del total del Fondo Nacional a nivel del país se aprobó $7.500.000.- para el proyecto que se desarrollará en la Arquidiócesis: “Con Cristo al encuentro del Migrante”, a ejecutarse a partir de este mes. Del 60% restante de los $21.196.270.-,  el 10% se destina al fondo de emergencia de la Arquidiócesis -$1.271.176-  y el 50% - $11.407.916- se devuelve a las parroquias para ser utilizado en actividades y aportes que den cumplimiento al objetivo de la Campaña.

La Cuaresma en sus aspectos espirituales nos llama a prepararnos personalmente y en comunidad a la Pascua. El Señor nos bendiga en el propósito de ser fieles, personalmente y en comunidad, a esta nueva oportunidad que Él nos regala.


    
Comunicaciones Arzobispado de La Serena - Los Carrera 450 - Casilla 613- La Serena
Teléfonos: 51 2 216817
E-mail: arzolaserena@gmail.com - laserena@episcopado.cl