Jueves 08 de Septiembre, 2022

Bendicen Memorial por la Vida en UCN Coquimbo

 


La obra “El Último Abrazo”, diseñada por una estudiante del Campus Guayacán y materializada por escultor coquimbano, fue el resultado de la iniciativa impulsada por la Vicerrectoría de Sede para homenajear a fallecidos por COVID-19.

 

Marzo del 2020 y la incertidumbre recorría los rincones del Campus Guayacán de la Universidad Católica del Norte, sede Coquimbo. Y es que luego de anunciarse que la -hasta entonces desconocida- pandemia del COVID-19 se expandía por el país, se determinó suspender las actividades presenciales hasta nuevo aviso.

Sin embargo, lejos de lo esperado por muchos, el retorno demoró más de lo pensado, trayendo consigo momentos de mucho dolor, por los contagios que afectaron a integrantes de la comunidad universitaria, a sus familias y cercanos, de los cuáles algunos ya no están con nosotros.

Por este motivo y tras la implementación de clases virtuales y regreso gradual a la presencialidad, durante el 2021 la Vicerrectoría de Sede ideó el proyecto “Memorial por la Vida”, que tenía por objetivo homenajear a todos los fallecidos producto de la pandemia.

José Caimanque, Ingeniero de Estudios de la mencionada entidad e integrante de la Comisión Organizadora de la iniciativa, explicó que “fue un trabajo colaborativo de parte de toda la comunidad, que aportaron de forma económica y a través de distintos trabajos, coordinación y elementos que ayudaron a componer nuestra obra, que se sella con el descubrimiento de la escultura, que representa un abrazo que no pudo ser dado y que con eso queremos recordar a toda la gente fallecida durante la pandemia, que no pudimos acompañar, dejando para la posteridad este recuerdo”.

Tras el llamado a concurso y presentación de propuestas por parte de estudiantes y funcionarios, la Comisión escogió la obra titulada “El Último Abrazo”, diseñada por la estudiante universitaria Rossio Bujes, quien sostuvo que “en esta pandemia perdí muchos seres queridos y amigos. Siempre sentí que nunca fueron suficientes las últimas palabras que nos dijimos, que los últimos momentos que compartimos no fue el necesario. Hubo mucho que faltó decirse y expresarse, por lo que quise reflejarlo en algo que me hiciera sentir que de verdad hay algo pendiente, por eso las figuras en la escultura están separadas, pero a la vez inclinadas hacia darse un abrazo”.

Luego de elegir la obra que daría vida al memorial -dedicado para aquellas personas que perdieron un ser querido durante la pandemia- se planteó materializar e instalar el diseño ganador en el sector conocido popularmente como Hawái -ubicado frente al Puerto Guayacán en las cercanías de la Facultad Ciencias del Mar- convirtiéndolo en un espacio de verde esperanza, plantando distintos árboles a su alrededor.

La escultura, bendecida por el Arzobispo René Rebolledo, fue trabajada en piedra por el escultor coquimbano Tomás Briceño, artista que manifestó su deseo: “que la vengan a ver todos, porque está hecha con mucho corazón e inspiración. Le puse mucho de lo que yo soy como artista, como escultor, oficio en el que llevo 36 años de forma autodidacta. Es una obra que tiene mucho simbolismo, relacionada con ese apego humano que todos tenemos, especialmente en el dolor de haber perdido a mucha gente”.

Para ver más fotografías haz clic AQUÍ

Fotografías y redacción: Fabián Martínez Torres, periodista


    
Comunicaciones Arzobispado de La Serena - Los Carrera 450 - Casilla 613- La Serena
Teléfonos: 51 2 216817
E-mail: arzolaserena@gmail.com - laserena@episcopado.cl