Jueves 17 de Abril, 2014

Un día para agradecer la vocación de nuestros sacerdotes

 


Con una catedral llena de fieles, los sacerdotes renovaron con Dios su “Si quiero”. Por su parte, los fieles comprometieron su oración y cercanía hacia ellos, en la primera Misa Crismal de Monseñor René Rebolledo como Arzobispo de La Serena.

Con aplausos, la comunidad reunida en la Catedral de La Serena agradeció el servicio de sus sacerdotes y también se comprometió a rezar por ellos, en la solemne Misa Crismal, ocasión en que el Clero renovó sus promesas sacerdotales, tras vivir un día de retiro y de encuentro. 

Durante la Misa Crismal, Monseñor René Rebolledo, agradeció el servicio de los sacerdotes, señalando que piensa en todos sus desvelos y sacrificios, teniendo presente su entrega y amor por su ministerio. “Les manifiesto mi gratitud por todo ello y, ruego al Señor, quien los llamó a ser sacerdotes en su Iglesia, los recompense abundantemente”.

El Arzobispo también agradeció a todos los fieles y agentes de pastoral por su afecto y comprensión con sus hermanos sacerdotes. “No los dejen solos; acompáñenlos con su presencia y oración, con su consejo oportuno y la corrección fraterna. En la Iglesia todos estamos llamados a edificarnos mutuamente, con la palabra y el ejemplo”.

El Pastor también dio gracias al Obispo Auxiliar, Monseñor Luis Gleisner por el trabajo que realiza en la Iglesia de La Serena, invitando a los fieles a acompañarlo con la oración, como también al Obispo Emérito, Monseñor Manuel Donoso, quien en los últimos días se ha visto afectado por una bronquitis, pero que de todas maneras comprometió su presencia en las celebraciones de Semana Santa en el Centro Penitenciario de Huachalalume.

Un día especial

El Miércoles Santo fue un día de encuentro para los sacerdotes de la arquidiócesis. Desde temprano se reunieron para compartir un retiro y reflexionar sobre su servicio pastoral, sobre las las alegrías y realizaciones, pero también las dificultades e incomprensiones.

En este retiro se hizo oración y se compartieron experiencias, para promover y profundizar la fraternidad sacerdotal. Un día de encuentro con los hermanos y también de renovación de las promesas que hicieron cuando, hace muchos o pocos años, fueron ordenados sacerdotes.

Testimonios

“Vivo con mucha alegría el compartir con otro el Don que Dios nos ha regalado. Este es un día para dar gracias a Dios por el llamado que me hizo, la alegría por estar con mi presbiterio, por ser parte de él, compartir con la comunidad y el pueblo que nos viene a acompañar. Para mi es volver a la catedral a decir ante Dios: Aquí estoy para hacer tu voluntad” (Padre Fernando Castro, ordenado sacerdote el 19 de marzo de 2011).

“Es un día especial. Queremos seguir mostrando que Jesús sigue vivo y que tiene un poder especial en el espíritu, en el crecimiento de las personas. Este es un momento que nos renueva y que nos hace un cuerpo mucho más unido y con ganas de seguir anunciando a Jesús” (Padre Roberto calleja, ordenado 5 de mayo de 1995).

“Es un día en que se vive la colegialidad y la comunión. Cuando al ordenado sacerdote se le dice ‘eres incorporado al colegio de los presbíteros’, se toma conciencia que uno no camina solo en la vida. Renovamos la entrega al Señor y a los hermanos” (Padre Raúl Marchant, ordenado sacerdote el 25 de julio de 1992).

“Es como el día de nacimiento o renacimiento. Hoy es una jornada extraordinaria para no olvidar lo que uno es y no perder de vista el servicio que debemos prestar. Habitualmente uno preside celebraciones para otros, pero hoy es ‘para uno mismo’, para renovar la entrega al servicio a Dios y de la Iglesia, apoyado por la comunidad” (Padre Marcelo Villeux, ordenado el 17 de diciembre de 1966).

Galería fotográfica



    
Comunicaciones Arzobispado de La Serena - Los Carrera 450 - Casilla 613- La Serena
Teléfonos: 512 216956 Anexos: 200 y 214 - 512 225658 Anexo: 201
E-mail: comunica@iglesia.cl - laserena@episcopado.cl